La pulpa de la Fruta Mágica® contiene una glicoproteína llamada miraculina, que cuando se consume con ciertos alimentos provoca una transformación en la manera en que se perciben los sabores ácidos.