Cuentan por ahí, que cierto día soleado, en los tiempos de las botas y el sombrero, el Tío Oscar con ayuda de unos tragos y sus fieles compadres, decidió presentarle a la raza lo que el country significa en el rodeo de la vida. ¡posoyé!.