La incursión de franquicias extranjeras en el territorio guatemalteco remonta sus orígenes a los años 70's.