Taquería de gran tradición, famosa desde el año de 1961, su primer dueño Don Rafael era aficionado a la fiesta brava, y decía que su negocio se llenaba de puros "villamelones"