Es un concepto de restaurantes ambientados en un estilo colonial mexicano, donde se sirven alimentos a base de carnes a la parrilla yendo desde los tacos hasta los platillos elaborados con guarniciones, acompañados de una atención jovial e informal creando un ambiente amigable donde resulta grato convivir.